¿Son los tacones son un símbolo de opresión o sensualidad?

¡Hola guapas! He escogido este tema porque me parece un argumento interesante que puede invitar a la reflexión o, como mínimo, generar el diálogo en torno a lo que representan los tacones. Para lograr ello, es importante identificar los dos puntos de vistas acerca de este tipo de calzado. ¡Sí, habéis acertado! Si pensamos en términos de moda, los tacones de aguja serán un símbolo de feminidad, sensualidad y elegancia. En cambio, todo lo contrario representará si se describe desde la mirada de las mujeres que por normas de protocolo se ven obligadas a usar los tacones sin el deseo de usarlos. Esta última situación genera incomodidad, reclamo hacia la disparidad de género y hasta rechazo hacia un complemento que se está usando.

Pero, antes de entrar en el tema, es importante saber un poco de la historia de los tacones. ¡Definitivamente es interesante! Sus orígenes se remontan, al menos, al siglo XV, pero algunos historiadores los sitúan incluso en la época de los egipcios. ¿Podéis creer que tanto hombres como mujeres utilizaban zapatos con tacón? Sí, lo usaban porque este tipo de calzado era un elemento funcional que se empleaba para un mejor manejo de los jinetes y como soporte para las espuelas. ¿Qué diferente es ahora, verdad? En nuestra época tiene una connotación estética y de uso exclusivo para mujeres. He escuchado espantarse a más de un padre al ver a su niño usando los zapatos de tacón de su madre. Pero, como todo es una convención social, quizás un mañana se vuelva a los orígenes, donde ambos sexos podían llevarlos.

Hombres y mujeres usaban el tacón porque era un elemento funcional.

El quid de la cuestión es que son muchas las mujeres que no se sienten cómodas con el uso de los zapatos con tacón, y que sin embargo se han visto obligadas a llevarlos por una cuestión de norma. Kristen Stewart es una de las famosas que se ha sentido víctima de una imposición de un complemento que no deseaba: tras su reciente paso por el Festival de Cannes, decidió rebelarse contra la industria y andar descalza por la alfombra roja.

Por la parte de la moda es otra cosa. Desde este enfoque, todo suena más bonito. Los argumentos para seguir usando los zapatos con tacón son atrayentes: estilizan la figura, proporciona unos centímetros de más de altura, se le atribuye una forma de caminar más sexy, mejora la postura, resaltan el look, se asocia a un símbolo sensual…
En términos generales, no creo que exista persona alguna que considere que los tacones son cómodos para pasear, caminar o estar con ellos durante muchas horas. A pesar de ello, adoro este tipo de zapatos porque para mí son un complemento más que los uso cuando me apetece un look más formal. En fín, da igual si usáis o no los tacones, al final debería ser una elección personal. Si no hacemos daño a nadie, sigamos con lo que nos gusta y rechacemos lo que no.

Desayuno con estilo, la importancia de tratarse bien

Si sois de aquellas personas que cree en la energía positiva, entonces sabréis que es importante empezar el día con motivación, una buena canción, una sonrisa y ¡un buen desayuno! Pero, esta vez no os hablaré de la importancia de un desayuno equilibrado. Os contaré cómo decido mimarme para iniciar mi día con una buena actitud.

Como muchas otras chicas, soy de las que no quiere subir demasiado de peso y trata de comer lo más sano posible. Sin embargo me dejo enamorar y recibo los mimos de esos muffins exóticos de variados sabores y colores; me escapo para buscar una taza de chocolate caliente con nata a rebosar o me dejo cautivar por esas cookies con trozos de chocolate que difícilmente puedo decir que no.

Es importante empezar el día con motivación, una buena canción, una sonrisa y ¡un buen desayuno!

Al menos una vez por semana voy a conocer un nuevo lugar donde pueda encontrar nuevos sabores acompañados de nuevas experiencias. Normalmente, lo hago en fin de semana ya que son los días que  tengo más tiempo para disponer y disfrutar. Previamente hago una lista de lugares que me gustaría conocer y las cosas que me encantaría probar.

En definitiva, para mi los alimentos no tienen únicamente la función de proporcionar energía sino también están para disfrutarlos y yo lo hago despacito. Sí, despacito como la canción. Porque para disfrutar hay que apreciar su aroma, su color, su sabor, su textura y hasta escuchar el sonido que se produce el masticar.

 

Elige comodidad sin renunciar al estilo

No os vais a creer: esta vez estoy sentada en un meeting point con vistas a tiendas de calzado. No sé si la casualidad me acompaña, o si busco siempre (¿inconscientemente?) esa musa que me ayude a escribir y así poder contaros un poquito de mi y mis elecciones. O quizás busco simplemente esa inspiración que me permita compartir temas que generen los comentarios que tanto me ayudan a aprender y a conocer los diferentes puntos de vista.

Como siempre, empiezo divagando, pero tengo confianza que aún me sigáis leyendo, ahora viene lo interesante.

En esta ocasión os hablaré de zapatos, no sin antes admitir que adoro comprar todo tipo de calzado. Tengo mucha variedad: bailarinas, tacones, sneakers, sandalias, chanclas, botas, botines…  Las uso de diferentes colores y materiales. Además, de poder elegir si usarlos con plataforma o sin ella. Pero vamos, soy sincera: esta cantidad de calzado que tengo se debe a la variedad que hoy hay. Ahí está la reflexión.

Veréis, hace unos años atrás, los zapatos no destacaban en los outfits. Eran únicamente una pieza de complemento de la vestimenta y escasamente tenían protagonismo. Los colores negros, grises y marrones eran la única oferta cromática que se encontraban en las tiendas. Y ¡vaya! que atrevimiento si tenían brillos o si eran de modelo diferente a lo tradicional.

Hace unos años atrás los zapatos no destacaban en los outfits.

Aún recuerdo esos años atrás cuando era una adolescente y mi familia de EE.UU me traía esos zapatos tan diferentes a lo que en Perú se usaban. Mi cara era de sorpresa, sí, pero  no de emoción -mis amigas se van a reír de mí-, pensaba entonces. Ahora, en cambio, pienso en la falta de visión de futuro que tenía, y lo admito riendo. Porque ahora soy yo la primera en buscar un calzado particular y que sea la pieza protagonista de mi look.

Debo confesar que siempre adoré los tacones porque estilizan más la figura o porque eran de diseño más atrevido.  Sin embargo, las cosas han cambiado y los sneakers han revolucionado la manera de observar la moda ¡Por suerte! Ya hasta tenemos opciones para elegir los cordones que combinan con nuestros zapatos. En algunos casos, uso cintas en vez de cordones. Y si de moda se trata, adoro el estilo glitter porque sus brillos no dejan indiferente a ninguno y destacan la presencia del calzado.

En definitiva, pienso que es de agradecer que ahora se puede tener mayor variedad y disfrutar de la comodidad sin renunciar a estar a la moda.  Pero, de tanto hablar de zapatos y estilos, me quedo curiosa: ¿Qué tipo os gusta a vosotras? y ¿qué pensáis de una chica que lleva calzado que consideráis particular? De algo sí estoy convencida, no creo que ninguna desee volver a lo de antes.

Que tu estilo se note en la decoración de tu hogar

Seguro que, al menos alguna vez, habéis necesitado comprar muebles nuevos para vuestro hogar. Si es así, lo más probable es que hayáis salido corriendo a cubrir esa necesidad. Chicas, ¡no os deis prisa con la elección! Por más necesidad que exista es también importante  ponerle un poco de estilo a vuestra decoración. Pero no cualquier estilo. Aquí os ayudaré a encontrar la elección que más os identifica.

Debo reconocer que me he pasado años de ensayo y error. Compraba un mueble por considerarlo bonito sin tomar en cuenta el color, las medidas o si combinaría con el resto de mi casa. ¡Vaya riesgo! Las personas piensan que estilo es sinónimo de caro y os puedo asegurar que no es necesariamente así. Podéis gastar poco y tener un ambiente agradable que refleje vuestra personalidad.

Las personas piensan que estilo es sinónimo de caro

Si hablamos de estilos, entonces, tendría que mencionar a los más famosos en todo el mundo: moderno, clásico, rústico, nórdico e industrial. No son todos, pero sí están entre los preferidos de muchas personas para la decoración de interiores. Entonces, veamos juntas las características y los materiales a usar para lograr esa armonía que tanto buscáis en vuestro hogar.

Si sois de esas chicas que andáis a la vanguardia y deseáis un look actual, entonces, el estilo moderno es lo vuestro. La madera, el vidrio y el acero son los protagonistas para lograr elegancia y personalidad. Destacan los colores blancos, grises e incluso marrones. Y si de iluminación se trata, os aconsejo sacar el máximo partido a la luz natural o emplear los halógenos de luz blanca.

Si, por el contrario, os gusta darle al interior de vuestro hogar un toque sofisticado y elegante, entonces, el estilo clásico es vuestra mejor opción. Se emplean muebles de calidad, destaca la madera como el cerezo o el roble y se aprecia la porcelana. Es una elección que nunca pasa de moda.

El estilo rústico se emplea sobretodo para las casas de campo, resalta por su estética encantadora, simple y natural. Los muebles son sencillos y tienen relación con la naturaleza; desde luego, los colores que evoquen la tierra son los protagonistas de este tipo de estilo.

Pero os confesaré que mi preferido, sin dudar, ¡es el estilo nórdico! Este tipo de decoración transmite sencillez, calidez, simpleza y paz. Destaca por el uso de muebles minimalistas,  no sobrecarga los espacios y le da importancia a la luz. Una curiosidad que os puedo contar, y que la supe tras mi viaje a Finlandia. Esta decoración surge de países como Suecia, Dinamarca, Finlandia y Noruega, y en estas regiones se tiene pocas horas de luz natural. Entonces, se necesita una decoración basada en el uso de los colores blancos para que den un efecto de calidez y tranquilidad.

¡La decoración industrial es otra historia! Se basa, como se puede intuir, en sugerencias desde la arquitectura de edificios urbanos y fábricas, donde se observan techos altos y se aprecia el ladrillo como parte de la decoración. El acero, la madera y hasta el cobre son los protagonistas de este estilo. Los colores, a menudo oscuros, transmiten novedad y personalidad.

En definitiva, no creo que exista un estilo mejor que otro, es simplemente que algunos representarán y se ajustarán mejor a vuestra personalidad ¿Vosotras qué pensáis? ¿Cuál es vuestra elección? Sí, ya me doy cuenta que no puedo terminar mis post sin haceros alguna pregunta. Lo reconozco, me muero de curiosidad, ¡ja ja!